Medio Ambiente

Switch to desktop Register Login

¿Por qué es necesario este proyecto?


Es necesario realizar este proyecto porque vemos que en la  Diócesis de Texcoco hay  un crecimiento explosivo y sin control,
tanto de la población, como de la industria, ha terminado con grandes extensiones  de áreas verdes, transformando la estructura
ambiental, no solo local, sino de toda la Ciudad de México y del  Valle de México en General.

La Extracción sin medida del agua del subsuelo sin dejar zonas de filtración y recuperación de mantos acuíferos que ha ocasionado 
hundimientos de hasta 40 cm. al año en la Ciudad de México. En este contexto los habitantes de la zona Metropolitana
nos hemos visto  privados de grandes extensiones de áreas verdes, ya que lo que anteriormente era un pulmón de la ciudad, hoy
es una zona semidesértica.   El lago de Texcoco ubicado aproximadamente 30 kilómetros al noreste de la Ciudad de México,
ha estado indisolublemente ligado a la historia de la  urbe mas grande del Mundo desde la fundación de Tenochtitlan en
el siglo XIV por los Aztecas  y posteriormente los Teotihuacanos hasta nuestros días.

El lago de Texcoco, motivo de inspiración para grandes emperadores,   como el Rey Poeta Netzahualcóyotl
(Rey de Texcoco por 43 años) edificó palacios,
monumentos y acueductos, culminando con las obras el monte Tetzcutzinco, donde labró un palacio al aire libre
 protegiendo el bosque que lo rodeaba
y donde propagó a numerosos animales, captando manantiales que mantenían
áreas de riego,un   zoológico y un jardín botánico de plantas curativas y flores 
que ha sido comparado con los jardines de Babilonia.

“Tetzcuco” —conocida como Texcoco, su nombre castellanizado o, según algunas hipótesis sobre el origen
de su nombre indígena, Texochco— fue la cabecera de un importantes señorío nahuatlaca que formó
 parte de la Triple Alianza en compañía de México-Tenochtitlan y Tlacopan.
 luego de haberse liberado del yugo de los tepanecas de Azcapotzalco. Fue cuna del tlatoani
 (rey) Nezahualcóyotl, uno de los principales líderes de la Triple Alianza, y además, poeta y arquitecto.
 Aunque la antigua ciudad indígena fue prácticamente destruída por los españoles en los
 primeros años posteriores a la Conquista de México, quedan algunos restos de la antigua
ciudadela de Tetzcutzinco  (náhuatl: Pequeño Tetzcuco) ,
 cuya construcción fue encabezada por el mismo Nezahualcóyotl. 
y  también en la preparación de valientes guerreros, así Texcoco
ha destacado desde siempre por la bella flora y fauna de sus alrededores y que todavía
hoy a pesar del desmedido crecimiento de la gran Metrópoli sobreviven, aunque en menor escala. 2

Es urgente rescatar las áreas verdes que albergan importantes especies animales y vegetales,
incluso la llegada de aves  migratorias, y también  que sirvan
 como área recreativa para toda la población, el lago de Texcoco un pulmón para la Diócesis
y la Ciudad de México, que la  Ciudad deje de hundirse y
podamos recuperar un gran numero de zonas históricas, una cultura y uso responsable
del agua, evitar inundaciones y desastres en épocas de lluvia,
evitar tolvaneras en temporadas secas,  que puedan continuar los trabajos arqueológicos
y sepamos cada vez mas nuestro pasado, 30 años de trabajos de recuperación
 de una zona indispensable para el valle de México, por todo esto   es imprescindible rescatar
 la  perdida valiosa  de la identidad cultural del respeto y cuidado de la Naturaleza a nivel personal,
familiar y de pueblo, la cual tenían muy enraizada nuestros ancestros indígenas  en la Diócesis de
Texcoco,  esta perdida de identidad es el problema fundamental de nuestras comunidades
de acuerdo al análisis de la realidad de la Diócesis 3 .  De esta forma los integrantes  de 
la Comisión de Medio Ambiente llamadas desde un encuentro con Cristo, 
nuestra identificación con  San Francisco de Asís quien es el  Santo Patrón
quien es venerado en la comunidad de   Acuexcomac,   con  la formación de consciencia
que tenemos  en nuestra fe  en Doctrina Social Cristiana,  nuestro servicio pastoral
 en la Pastoral Social, Motivadas por  el Espíritu Santo a continuar esta obra del  llamado
 a atender  el Medio Ambiente y la compañía y protección de Maria Auxiliadora, 
han sido todos ellos los motores para  llevar a cabo este  importante  Proyecto “Atlitzin”
( significa: “Agüita”  en el idioma náhuatl, utilizado por nuestros ancestros)


Y hemos nacido para  responder  a esta enorme necesidad   y realizar tareas organizadas
  en forma conjunta, para hacer Comunión con nuestra Diócesis en el entorno 
y contorno de ella ( dentro y fuera de ella),  requiriendo así la creación de alianzas
y suma de esfuerzos a fin de emprender acciones planeadas que nos den la
 capacidad de enfrentar juntos nuestra realidad  y el problema fundamental que
 nos aquejan y que impacten de manera favorable hacia los destinatarios,
tratando de aminorar la problemática Ecológica y así elevar el nivel de vida de  las personas,
 emprendiendo esta gran obra de acuerdo a la visión retrospectiva que poseemos  
del pensamiento del Rey poeta Netzahulacóyotl, rey de Texcoco.

"Amo el verdor de la naturaleza
Amo el perfume de las flores
Amo el canto del tzenzontle
Pájaro de cuatrocientas voces  
Pero amo más a mi hermano el hombre “.4


Bibliografía
1. Tomado del Folleto: “Salvemos Texcoco”. El lago de Texcoco es fundamental para
la subsistencia del Valle de México
2. Basado en Tezcuco, de Wikipedia, la enciclopedia libre, redirigido desde Texcoco (arqueología)
3. De acuerdo al Análisis de la Realidad, del  Plan de Renovación Pastoral en la Diócesis de Texcoco
4. Poema del Rey NETZAHULACOYOTL de Texcoco

Aquí podemos ver parte de nuestro legado cultural que poseemos,
 de quienes vivieron amando y respetando la naturaleza
y que es necesario rescatar

Fotos del Mural del Seminario de Tulantongo en la Diócesis de Texcoco

 

 

 

Baño de Netzahualcóyotl en el cerro de Tlaminca

 

 

 

Vista panorámica desde el cerro de Tepecingo 
lanteriormente era el lago de Texcoco
(ahora es zona semidesértica
y al fondo se observan los edificios de la Ciudad de México)

 

 

 

 

 

 

© Diócesis de Texcoco A.R.

Top Desktop version